Entrevista a Anarchy (ex-dueño de Hardcore-Gamer)

blog_hardcoregamer_portada

En este mes olvidamos un poco el mundo del desarrollo del videojuego, y nos ponemos con alguien que siempre ha estado en este mundillo, y que fue el responsable de que nuestra cuenta bancaria bajara y bajara. Este no es otro que Emilio Hernandéz, más conocido como Anarchy. Poco se puede decir que no se sepa de su tienda, durante mucho tiempo era la única opción de comprar adaptadores, o chismes que cuando ibas a cualquier tienda, te decían que no existían. Sin más os dejo, y espero que os guste:

Cuéntanos algo de ti.

Mi nombre es Emilio Hernández.

Casi toda mi vida ha estado ligada al mundo de los videojuegos, tanto a nivel personal como profesional. Mi historia comenzó con el MSX, que despertó mi pasión por la programación y mi afición por los videojuegos. Poco después comencé a coleccionar videoconsolas y durante mi vida como coleccionista llegué a tener una colección realmente interesante. En el último recuento que hice disponía de más de 85 sistemas en mi colección, incluyendo consolas como la WonderMega, PiPPin, Vectrex, Virtual boy, SuperGrafx, PC-FX, una edición exclusiva de GP32 verde transparente (se fabricaron solamente 3 unidades), varios modelos de Treamcast y un largo etc. Lamentablemente me fui deshaciendo de ellas y en este momento apenas queda un recuerdo de todo lo que llegué a tener.

A nivel profesional comencé trabajando como administrador de sistemas en una importante empresa de publicidad. Poco después pasé a montar mi propio cyber café en el que había una zona de juego en la que se podía disfrutar de muchas de las videoconsolas de mi colección y esto me llevó de forma natural a una de las mayores aventuras de mi vida, que fue crear la tienda online Hardcore Gamer.

Durante todo ese tiempo colaboré como redactor de las secciones de videojuegos y nuevas tecnologías en diversas revistas de distribución nacional. También estuve involucrado en múltiples proyectos relacionados con los videojuegos, el mundo del cine, el arte y las nuevas tecnologías.

Actualmente soy desarrollador multiplataforma (tanto web como para dispositivos móviles) y en mis horas libres lo voy compaginando con cursos y un grado superior de programación. 🙂

Recientemente he ganado un par de premios al mejor proyecto innovador/tecnológico con una web de citas rápidas online y una app de ligue para móviles. Si alguien quiere probarlo, puede hacerlo en: https://www.meettrace.com (¡Se encuentra en fase beta!)

La primera pregunta creo que es obligada… ¿Cómo fue crear una tienda en esa época?

Me encantaría decirte que fue bonito, pero lo cierto es que la palabra que lo define con mayor exactitud es “estresante”. Por suerte nuestro entusiasmo y amor por el mercado en el que nos introducíamos nos permitió superar la carga de estrés y de trabajo que supuso la creación de la tienda. Nos adentrábamos en un terreno más o menos desconocido ya que el mercado de las tiendas online de videojuegos en España era bastante limitado en ese momento, y lo era todavía menos en el de tiendas con nuestra filosofía de mercado.

Cuéntanos cómo fueron los primeros tiempos.

¿Te valdría si te dijera que “muy duros”? Los primeros tiempos fueron muy emocionantes. Comenzamos con una inversión propia ridícula y preparando los paquetes en el dormitorio de mi casa.

Todavía recuerdo el primer paquete que realizamos, que fue una auténtica chapuza y que nos llevó unos 10 minutos hacerlo. Ahí nos dimos cuenta de que teníamos mucho que aprender si queríamos ganarnos la vida en el mercado de la venta online.

Comenzamos importando la GP32 en pequeñas cantidades, pagando por ellas casi el precio de mercado y con un beneficio final prácticamente inexistente. Por suerte disponía de una comunidad fuerte de usuarios que nos apoyaban gracias a la cual las videoconsolas estaban vendidas incluso antes de haber cerrado las compras. Nuestra situación económica nos permitía también reinvertir el 100% de lo generado en cada nueva compra, así que tras varios pedidos pudimos ir ampliando las compras y mejorar los márgenes de beneficio. Esto nos permitió ampliar el catálogo y reducir los tiempos entre pedidos.

Antes de poder darnos cuenta, estábamos gestionando una gran cantidad de envíos diarios y habíamos abierto nuestra primera tienda (física) en Lasarte-Oria.

Quizá pueda parecer que todo fue fácil, pero cuando he dicho que fue duro me he quedado muy corto. Hubo un momento durante todo este proceso en el que trabajábamos entre 14 y 16 horas al día de lunes a domingo, sin descansos y sin cobrar ni un duro. Dos personas hacíamos todo el trabajo: atender en la tienda, gestión de pedidos online, compras, paquetes, administrar y programar la página web, atender a las llamadas y los correos de los clientes, facturación, papeleo, negociar con las agencias de transporte, gestionar los foros y comunidades que habíamos creado… Además, todo el dinero se reinvertía en la empresa.

Esto se puede sobrellevar durante unas semanas, quizá unos meses, pero nuestra situación se alargó más de un año y acabó por pasarnos factura a nivel anímico. Hubo más de un momento en el que estuvimos a punto de tirar la toalla.

La web pasó de ser desconocida, a una de las mayores de España, por no decir la única. ¿Cuándo consideras que fue el momento donde la web estallo?

Nuestras ventas crecían de forma continuada casi un 50% anual durante los primeros años, así que se podría decir que desde los mismos inicios tuvimos un “boom”. Para que te hagas una idea aproximada, durante esos años cambiamos de local cada 10 o 12 meses, ya que se nos quedaban pequeños a los pocos meses de haber entrado. En cualquier caso, creo que hubo dos momentos en los que la explosión fue tan fuerte que sobrevivimos por los pelos: el lanzamiento de la Nintendo DS en Japón (2004) y el lanzamiento de la GP2X (2005).

En el caso de las Nintendo DS, conseguimos a través de un proveedor de confianza una cantidad realmente importante de videoconsolas para la fecha de lanzamiento, cuando había mucha dificultad para conseguirlas en otras tiendas online. Dado el interés suscitado, decidimos abrir reservas en la web con cierto adelanto. La demanda superó por completo nuestras expectativas e hizo que, por primera y única vez en la historia de Hardcore Gamer, el servidor se viniera abajo por sobrecarga de usuarios (más adelante nos aseguramos de que no volviera a suceder). La gente estaba tan ansiosa por adquirirlas que nos saturaron las líneas telefónicas y el correo, por lo que nos fue imposible poder gestionar los pedidos de muchos clientes por esos medios y hubo muchos enfados. Incluso recibimos reclamaciones de clientes por no haber podido reservarlas a tiempo.

En el caso de la GP2X, veníamos de ser los únicos distribuidores de la GP32 y de haber incentivado el crecimiento de la scene y de su mercado en España, razón por la cual un tiempo después VirginPlay vio posibilidad de negocio y se interpuso entre nosotros y GamePark para conseguir una distribución exclusiva para España.

En el momento del lanzamiento de la GP2X, nuestros pedidos superaban las 1000 unidades y nos vimos en la necesidad de contratar personal exclusivamente para gestionar los envíos de las consolas. Durante las siguientes semanas continuamos vendiendo centenares de consolas semanales. Pero la mayor acumulación de trabajo se debió a que las unidades “First Edition” tenían un alto índice defectos, lo que nos obligó a montar un taller de reparación específico y dedicar gran cantidad de tiempo y recursos al servicio técnico.

A pesar de todo, debo destacar que nuestro punto álgido lo alcanzamos en 2009.

Recordando cosas de la web, sin duda alguno siempre quedará cuando apoyasteis tanto a la GP32. Cuéntanos cómo fue fijarte en un producto con tan poca salida comercial.

Si no recuerdo mal, todo vino dado a raíz de un artículo que escribí para una revista de tecnología en la que comparaba las especificaciones de la GP32 con la de la reina del mercado de las portátiles en ese momento; la GameBoy Advance. Me sorprendía que un producto con unas características tan asombrosas no obtuviera ni una miserable mención en revistas ni webs de videojuegos. Así que comencé a hablar de ellas en mis foros y me llevé la sorpresa de que había más gente que resultaba estar interesada o que llevaban tiempo investigando sobre ella.

Tuve la suerte de que venía de tener una de las webs de videojuegos más visitadas en España en su época elportal2000 y de otros proyectos con cierto éxito, como zonadevicio, así que el tránsito a la creación de gp32spain fue fácil. La siguiente opción lógica fue empezar a comprar algunas unidades para probarla y venderla a los usuarios interesados. En muy poco tiempo se consiguió una comunidad de usuarios lo suficientemente fuerte para que las compras fueran ampliándose y esto acabó derivando en lo que un año después acabaría siendo Hardcore Gamer.

Aparte de la tienda, teníais foro y eras conocido en web por tu colaboración. ¿Esto era publicidad, afición, o ambas cosas?

Afición, pura y dura. Y era dura de narices. Al principio lo haces por amor al arte, pero al final te acaba consumiendo. La gente espera de ti que sigas dando el callo y llega un momento en el que es imposible mantener el perfil público al nivel al que yo lo hacía y gestionar simultáneamente una tienda en pleno crecimiento.

Al final te acabas desgastando, sobre todo porque la gente en Internet es muy poco agradecida y se olvidan rápido de todos los esfuerzos o sacrificios que hayas realizado hasta el momento; sólo esperan que sigas produciendo. Así que poco a poco fui reduciendo mis aportaciones en webs y foros, hasta mi total desaparición con el cierre de Hardcore Gamer, que me llevó a estar 2 años completamente apartado de foros y comunidades de videojuegos.

A pesar de todo, de esa época mantengo grandes amigos hechos en el foro y otros muchos amigos que siguen aportando su granito de arena todavía hoy en gp32spain.

Cuéntanos cómo era el trabajo en la tienda.

Al principio era un trabajo laborioso y pesado. Gestionar la web, hacer pedidos a los proveedores, revisar los pedidos online, listarlos, hacer los paquetes. Todo de forma un poco caótica, y muy artesanal. Poco a poco fuimos automatizando todos los procesos y acabamos por crear un sistema que funcionaba como la seda, reduciendo la carga de trabajo de forma significativa. Ayudó mucho que el 90% de la web la fui programando según nos iban surgiendo las necesidades. Comenzamos con un OsCommerce y tras el segundo año el sistema era algo completamente nuevo. La pega es que era tan extremadamente personalizado que ya nada que fuera de OsCommerce funcionaba sobre nuestra plataforma, por lo que tenía que programarlo yo todo. Al final yo me dedicaba casi íntegramente al desarrollo de la plataforma, lo cual nos permitió ir incorporando gente a nuestra cadena de trabajo y delegando responsabilidades, hasta el punto de formar una pequeña familia entre todos los trabajadores que se fueron uniendo a nosotros en años posteriores. Gracias a esto, trabajar en la tienda era un placer.

Debo decir que algunos de los trabajadores me siguieron llamando cariñosamente “jefe” durante los meses posteriores al cierre.

En tu tienda aparecían cosas muy extrañas ¿Guardábais algún listado completo de los objetos que teníais?

Esta es una de esas cosas que lamento muchísimo. No dispongo de un listado de todos los objetos que llegamos a tener, ya que por la forma en la que gestionábamos la tienda online al principio, sustituíamos algunos productos por otros o eliminábamos las fichas de productos que se hubieran agotado. Hasta pasados un par de años no decidimos cambiar el sistema y mantener las fichas de todos los productos, razón por la cual de muchos productos que vendimos durante los primeros años sólo me queda sus nombres en los pedidos.

Además, algo que sabe poca gente es que detrás de lo que se veía en la web había todavía mucho más. Mucho producto se vendía directamente en el almacén incluso antes de sacarlo a la venta en la web y traíamos producto específico de Japón a determinados clientes. Para poder ajustar los precios, muchas veces los productos que nos pedían los teníamos que adquirir mediante intermediarios que los compraban directamente en tiendas de segunda mano en Japón. Nosotros mismos hicimos un viaje a Japón del que volvimos con varios cientos de juegos y videoconsolas adquiridos directamente en Akihabara.

¿Cuál fue la mejor época de la tienda en temas de ventas y objetos?

Entre 2005 y 2009 nos convertimos en la referencia en gran parte de Europa en todo lo relacionado con el DDR y otros juegos musicales. Por el 2004 todavía nadie importaba pistas de baile a España. Creo que sólo existían los modelos oficiales que se solían vender en pack con el juego. Yo me aficioné al DDR en un salón recreativo de Gerona y pensé que sería un producto que se vendería de maravilla para las videoconsolas. Así que me puse a indagar y vi que había todo un mundo relacionado con el DDR.

A partir de ese momento empezamos a importarlas con tanto éxito que llegó un punto en el que el fabricante guardaba para nosotros sus tiradas de fabricación de los modelos metálicos, ya que bimensualmente traíamos contenedores de 40 pies repletos hasta la bandera. Enviábamos docenas de pistas de baile diariamente a toda Europa. Gran parte de nuestros almacenes se dedicaban en exclusiva a las pistas de baile. Por poner un ejemplo, tanto de las pistas de PC USB básicas como de los Deluxe superamos ampliamente las 10.000 unidades vendidas de cada modelo durante esa época.

Tengo claro que gracias a nosotros el DDR tuvo una mayor repercusión en España y gran parte de Europa, ya que hicimos llegar los accesorios a decenas de miles de clientes.

Por otra parte, gracias a esto nos especializamos en todo tipo de accesorios musicales, como las guitarras, baterías, etc. Y nos pudimos permitir traer modelos raros de algunos accesorios, como las versiones arcade oficiales de Konami, con unos precios realmente prohibitivos.

El único producto que hacía sombra en ventas a las pistas DDR eran los cartuchos flash de Nintendo DS que, por aquella época, eran el producto estrella en casi todas las tiendas online de videojuegos que nos atrevíamos a distribuirlos en España.

De los sistemas con lo que trabajasteis ¿Cuál fue la que más ítems tuvo? ¿Y el sistema más rentable?

Por sistemas se lleva la palma la Nintendo Wii. Teníamos una ingente cantidad de accesorios y durante una buena época todo lo que se traía se vendía, por ridículo que fuera el producto. Espadas, cañas de pescar, rifles, pesas, palas de ping pong, maracas, tacos de billar, guantes de boxeo… Una auténtica locura. A nivel de rentabilidad no podría confirmártelo ahora mismo, pero probablemente también sería la Wii, más si consideramos que las pistas de baile también incluían conexión para Wii a través del mando de GameCube.

De todas formas y siendo sinceros, si contamos la venta de cartuchos flash entonces se llevaría el galardón la Nintendo DS. El producto número uno en ventas de todo nuestro catálogo fue, por mucho, la SuperCard en todas sus variantes.

Yo tengo que reconocer que si vosotros erais conocidos, era por el famoso chip de Saturn. ¿Cómo era posible que fuerais la única tienda que lo tuviera «siempre»?

Porque yo soy un fanático total de la Sega Saturn. Es, junto con la Dreamcast, la consola que mayores satisfacciones me ha dado como jugador; y eso se notaba en la tienda. Pasó lo mismo con las pistas DDR, yo era un fanático del DDR y por eso puse tanto empeño en traerlas.

En el caso de los chips de Saturn, removí Roma con Santiago hasta llegar al mismísimo diseñador y fabricante del mismo. A partir de ese momento le realizábamos a él los pedidos de los chips y nos los iba fabricando siempre bajo pedido. Esa era la razón por la cual solíamos tardar tanto en disponer de unidades entre remesa y remesa.

Y hablando de objetos especiales, ¿nos puedes decir que es lo más raro que habéis tenido? ¿Y lo más vendido? ¿Y lo más caro?

Hay tantas rarezas, y tantas que ya no recuerdo, que no sabría decirte cuál consideraría la más extraña. Tuvimos la GP32 verde (sólo 3 fabricadas), muchas ediciones especiales de videoconsolas y juegos, muchas Nintendo iQue…

Fuimos los primeros en importar chucherías japonesas “para jugones”, trajimos merchandising rarísimo como portapañuelos con forma de Dreamcast, de Famicom o incluso con la forma de la cara del Maestro Roshi que expulsaba los pañuelos por su nariz como cuando veía una chica guapa en la serie. Incluso llegamos a tener una sección de cine erótico asiático, aunque posiblemente muy pocos se acuerden de ello. Muchas de las películas que vendimos en su momento en esta sección ahora resultan ser rarezas con unos precios desorbitados en Amazon; yo todavía tengo varias cajas de ellas guardadas en mi garaje.

Tuvimos los mandos arcade originales de Konami, cuyo enorme tamaño hacía que traerlos de Asia costase casi tanto como el propio mando (y rondaban los 400€). También una edición limitada de Famitsu del Tactics Ogre: The Knight of Lodi de GameBoy Advance, de la cual hay tan pocas unidades que es casi imposible encontrar una sola a la venta. Ésta todavía la tengo entre mis cosas.

Tuvimos en varias ocasiones figuras numeradas en ediciones súper limitadas. Pero la que probablemente se lleva la palma fue la estatua tamaño real de Link del Legend of Zelda. Esta figura no se había creado para su venta al público y tuvimos la suerte de poder acordar una compra directa de tres unidades con el fabricante. Que yo sepa, éramos los únicos que la teníamos a la venta. Su precio era de 1299,95€. Medía 1,86m (escala 1:1), estaba hecha de fibra de vidrio y se enviaba en tres bultos que ocupaban un palé enorme con un peso volumétrico de 233Kg. Por increíble que parezca, conseguimos vender las 3 unidades. Este producto fue el más caro que vendimos por precio unitario.

¿Nos puedes comentar algunas curiosidades que hayáis vivido?

Tengo tantísimas que darían para un libro, pero te comentaré las que me vienen ahora mismo a la mente.

  • En el regreso del viaje a Japón que te he mencionado antes, llevaba una maleta con unos doscientos cartuchos de Super Famicom perfectamente ordenados ocupando todo el interior. Al hacer escala en Italia tuvimos que pasar las maletas por un escáner y saltaron todas las alarmas entre los agentes de seguridad. En la imagen del escáner debieron ver los cientos de placas de los cartuchos y pensaron que debíamos llevar algún tipo de artefacto explosivo, porque nos pidieron que nos apartásemos y que abriésemos las maletas con cuidado y sin meter las manos en el interior.
    Incluso después de abiertas, tuvimos que explicarles que se trataba de videojuegos antiguos. Tardamos un buen rato en poder pasar, pero al final acabamos entre risas con los agentes de seguridad.
  • El almacén de Hardcore Gamer se convirtió durante un tiempo en una especie de punto de peregrinación al que llegaba gente de toda España, que aprovechaba que pasaba por la zona para visitarlo. El almacén no estaba abierto al público, pero durante meses tuvimos que dejar pasar a mucha gente que había recorrido grandes distancias o que había dedicado un día entero de sus vacaciones para visitarlo.
  • Una clienta nos exigió la hoja de reclamaciones bajo amenaza de denunciarnos porque la Nintendo DS se agotó antes de que pudiera comprarla. Nos había enviado un e-mail a las 2 de la mañana pidiendo una unidad y consideraba que eso era suficiente para exigir su consola.
    Tuvimos que molestarnos en cortar y enviar por carta certificada la hoja de reclamaciones que nos exigía. Finalmente no llegó a rellenarla, ya que según dijo tuvo un accidente de tráfico y estuvo muy liada.
  • En el primer pabellón industrial que tuvimos, la oficina de atención al cliente daba con un monte donde se encontraba un cuidador de burros. Durante el verano, las personas encargadas del teléfono tenían que pedir disculpas a los clientes que tenían al teléfono por los ensordecedores rebuznos de los burros, que se podían escuchar de fondo durante gran parte de las conversaciones.
  • Gracias a la fama que conseguimos con la venta de pistas de baile, la productora del actor Santiago Segura contactó con nosotros para que colaborásemos con la producción de la película “La máquina de bailar”. Al final hicimos un trabajo enorme para ellos, incluyendo proveerles de las máquinas que necesitaban para el montaje, ayudarles a conseguir la música, montar stands en el decorado donde transcurre la competición final, aconsejarles con los vídeos y un largo etcétera. Todo este esfuerzo no nos compensó en ninguna medida, a pesar de que en la película aparece nuestra marca y nuestra URL en múltiples ocasiones.
    Esto nos acabó llevando a colaborar en otros proyectos, como el primer musical vasco “Go!azen” y otras producciones de EiTB.
  • La psicología de los clientes daría para otro libro.
    Siempre procuramos tener una política de precios lógica y eso muchas veces nos generaba ciertos dolores de cabeza. En una ocasión trajimos muchísimas unidades de un adaptador que se estaba vendiendo muchísimo en todas las tiendas en España. Nuestro precio no tenía competencia gracias a que lo habíamos adquirido al fabricante en una cantidad realmente alta. Lo teníamos más o menos a la mitad del precio que nuestra competencia directa, a pesar de lo cual nos daba un margen de beneficio enorme.
    Pues bien, no conseguíamos vender ni uno. Nadie nos lo compraba y no entendíamos a qué se debía. Así que acabamos sospechando que lo que pasaba es que la gente desconfiaba del producto por tener un precio demasiado barato, a pesar de que indicábamos en su ficha la procedencia y el fabricante. Subimos su precio casi un 90%, de forma que seguíamos teniéndolo un poco más barato que la competencia y entonces empezaron a llovernos los pedidos en tales cantidades que parecía que estuviéramos regalándolos.
    Lo que realmente me molestaba de todo esto es que esa misma gente que no se fiaba de un precio barato en España finalmente acabó ayudando a matar nuestro negocio porque en muchas ocasiones optaban por realizar sus compras directamente en China en lugar de a nosotros porque se ahorraba 4 o 5 euros en el total de sus pedidos.
  • Otra interesante que nos pasó fue cuando cerró una “empresa de electrónica” y las llaves del local acabaron en manos de un buen amigo mío. Habían llamado al chatarrero para que se llevase todo el material que había en el almacén y mi amigo me preguntó si quería ir a verlo antes de que se llevasen todo. Al acercarme al almacén me encontré para mi asombro con que la empresa era una gran distribuidora de recreativas de la zona norte. En el almacén había un desorden absoluto, pero también cientos de placas JAMMA, docenas de recreativas, máquinas de pinball, simuladores, bingos, tragaperras… En el poco tiempo que tuve (un día y medio) me llevé entre 400 y 500 placas JAMMA, varias máquinas recreativas y centenares de componentes para reparación. Para cuando conseguí una furgoneta para ir a por las recreativas más grandes el chatarrero ya había pasado y se había llevado el resto. Me dolió en el corazón.

Ahora iremos un poco a las curiosidades, ¿qué es lo más raro que os ha pasado en la tienda?

Online de todo, pero en la tienda física nos han pasado también cosas increíbles. Los casos más llamativos fueron con robos, estafas e intentos de sabotearnos. Así que recuerde, te resumo algunos de los primeros que me vienen a la cabeza:

  • Una familia trata de robarnos una PS3 durante uno de nuestros mercadillos navideños, pero evidentemente les cazamos. Unos días después y en un descuido logran robarnos una Nintendo 3DS. Todo queda grabado con nuestras cámaras de seguridad.
    Varias semanas después vuelve toda la familia para exigirnos un ticket de compra, ya que al parecer alguien les había robado la videoconsola y necesitaban el ticket con el número de serie para poder denunciar el robo. Le echaron un morro increíble.
  • Un conocido de toda la vida de mi barrio nos compra una videoconsola PS2 en nuestra primera tienda. Como es un conocido del barrio de siempre y fue amigo y compañero de clase de uno de mis hermanos, hago una excepción y le acepto un cheque como forma de pago.
    Al ir a cobrarlo descubrimos que el chico era un conocido estafador y que le estaban buscando por toda España por falsificación, estafa, hacerse pasar por policía nacional y un enorme listado de delitos. Evidentemente el cheque no tenía ningún valor. Como para fiarte de amigos y conocidos… Lo gracioso es que me lo encontré varias veces paseando tranquilamente por el pueblo. Esta fue la primera vez que descubrimos que las leyes rara vez están para protegerte de los ladrones y estafadores. De aquello nunca supimos nada a pesar de nuestra denuncia, como nos sucedió en varias ocasiones más después de esta.
  • El dueño de una tienda de la competencia decide intentar hundirnos a base de boicotearnos la web, realizando pedidos falsos, enviando e-mails con amenazas, etc. Llegó el punto en el que nos hacía docenas de pedidos falsos a diario para bloquearnos o agotar los productos de nuestra web. Su fallo fue que lo hizo desde una dirección IP fija de su negocio, así que le teníamos “pillado”. Procedimos a la denuncia con cuantiosa información detallada; sólo nos faltaba señalar a la persona en particular (que lo hicimos).
    Delitos telemáticos hizo un trabajo penoso que no quiero entrar a detallar. Dos años después contactó conmigo un pobre hombre que no tenía nada que ver con el tema para preguntar por qué le había denunciado. Había recibido una citación para el juicio y no tenía ni idea de a qué se debía; era el actual dueño de la IP fija que habíamos denunciado años atrás. Delitos telemáticos había solicitado los datos del dueño de la IP varios meses después del delito en lugar de pedir los datos del momento en el que se cometió. Para entonces el delincuente, que ya sabía lo que le venía encima, la había dado de baja y había sido adquirida por un tercero. El juez desestimó el caso.

Tengo muchísimas más relacionadas con aduanas, Nintendo, peritos, agencias de transportes, la guardia civil… Pero no quiero extenderme demasiado.

Y ahora la pregunta que muchos nos hacemos… ¿cómo fue cerrar la tienda?

Doloroso. Nosotros habíamos cometido varios errores en los dos últimos años que nos llevaron a disponer de una estructura que era complicado mantener, pero me dolió sobre todo porque hubo cosas con las que no tuvimos nada que ver y que nos salpicaron por culpa de terceros y estas acabaron por arrastrarnos y llevarnos al cierre.

Lo peor fue por los trabajadores, ya que éramos casi como una familia. Esto también nos hizo reaccionar tarde ya que a pesar de las recomendaciones de nuestros gestores, nos negábamos a echar a nadie a la calle mientras fuera posible. Al final eso supuso que todos los esfuerzos económicos de la empresa se fueran en pagar sus sueldos y finalmente sus despedidos. Al final esto, unido a otras causas externas, fue lo que acabó llevando al cierre de Hardcore Gamer.

Me hubiera gustado que el final fuera más bonito, pero esto es lo que sucedió. Tras esto, decidí apartarme por completo del mundillo y durante dos largos años estuve completamente desaparecido de las redes, foros y webs de videojuegos, hasta mi reciente regreso hace tan solo unos meses.

¿Qué planes tienes a corto plazo?

De momento seguir programando y acabar el grado superior de programación que estoy compaginando. También estoy haciendo varios cursos simultáneos de desarrollo en diferentes plataformas, así que por el momento tengo el tiempo bastante ocupado.

También estoy tratando de revitalizar mi web Recientemente hemos abierto un tracker privado de retrogaming con muchísimo material interesante. Así que cualquiera al que le guste la emulación y el retrogaming está invitado.

Parece que vendes cosas de tu colección, ¿Donde podemos ver y comprar lo que vendes?

Tras el cierre de Hardcore Gamer acabé con mucho material en mi garaje que se juntó con lo que quedaba de mi colección. Cada cierto tiempo abro alguna caja y voy poniendo cosas a la venta en un listado en google docs. Podéis ver aquí lo que he ido poniendo.

Cada poco tiempo añado nuevas cosas. Si alguien quiere cualquier cosa, que contacte conmigo en el e-mail indicado en el documento. Todavía tengo docenas de cajas por abrir con material de todo tipo.

Cambiado de tema, ¿cuáles son vuestros juegos favoritos?

Mis juegos favoritos son todos clásicos, aunque reconozco que me vuelve loco el género Tower Defense. Nunca me canso de jugar juegos Tower Defense por repetitivos que puedan ser. Si veo uno a la venta en Xbox Live, me lo compro. Además, cada cierto tiempo reinstalo el Warcraft III y me repaso todos los mapas de temática TD que encuentro por la red.

De todas formas, mis juegos favoritos son mucho más clásicos. Pero son tantos que para poder hacer un top usaré aquellos que vuelvo a jugar una y otra vez siempre que tengo la oportunidad, entre los que estarían los que listo a continuación. Procuro jugarlos en sus sistemas originales, pero reconozco que últimamente algunos los juego por comodidad en sus recientes versiones de Xbox Live o en las nuevas versiones remasterizadas para sistemas actuales:

  • Black Tiger (Arcade)
  • Castlevania: Symphony of the Night (Sega Saturn / Playstation)
  • El día del tentáculo (PC)
  • Ikaruga (Dreamcast)
  • La Abadía del Crimen (MSX)
  • Radiant Silvergun (Sega Saturn)
  • Resident Evil 2 (Playstation)
  • Resident Evil Code: Veronica (Dreamcast)
  • The Legend of Zelda – A Link to the past (Super Nintendo)

Me dejo muchos, pero que me apetezca rejugar una y otra vez se podría decir que es este listado. Por ejemplo, hay otros muchos que me encantan, como el Final Fantasy VII, la saga Silent Hill de PSX y el Super Metroid de Super Nintendo, pero me da una pereza terrible rejugarlos y hace muchísimo que no he vuelto a probarlos, por lo que limito mi lista a aquellos que suelo rejugar cada cierto tiempo.

¿Cuáles fue tu primera consola y juegos?

Lo primero que tuve fue un MSX y me marcó para toda la vida. Era un ordenador, pero el uso de cartuchos lo convertía también en una consola en toda regla. Todavía soy capaz de recordar la sensación cuando jugué por primera vez La Abadía del Crimen, Head over Heels o Auf Wiedersehen Monty, sin contar las infinitas partidas a todos los clásicos de Konami, como los Track & Field, Yie Ar King Fu, Knightmare, Los Goonies… Recuerdo llegar tarde a clase muchos días por jugar a estos juegos.

Posteriormente me regalaron las que sería mi primera videoconsola: la GameBoy. Poco después adquirí por mis propios medios la Super Nintendo.

Y ahora, ¿a qué juegas?

Pues es triste reconocerlo, pero prácticamente a nada nuevo porque no encuentro casi nada que me llene. No tengo mucho tiempo y el que tengo lo mato casi siempre jugando a juegos clásicos en emuladores. Los títulos más “nuevos” que estoy jugando son dos remakes: “La Abadía del Crimen Extensum” y “El día del tentáculo Remastered”. Así que te puedes hacer una idea de por dónde van los tiros…

Para acabar ¿Quieres añadir algo?

Sólo una cosa. Aprovecho para hacer algo de publi y lanzar un reto a los usuarios de Android. Hace tiempo hice un jueguecito de casino bastante cutre para Android durante unas clases de introducción al JAVA. Me esforcé mucho en esconder una cantidad enorme de secretos y huevos de pascua y me apetecería mucho ver si alguien sería capaz de desvelarlos todos, así que lo publiqué en Google play. Son 16 logros y 31 secretos escondidos por todo el juego. Los secretos se basan en matemáticas, música, cine, videojuegos… El primero que logre desvelarlos todos se llevará un premio. ¿Alguien se atreve?

Quiero dejar constancia de que la App es realmente simple y tiene varios fallos que debo arreglar, pero los secretos se pueden desbloquear por completo.

Ya te he dado la chapa suficiente. Muchas gracias por ayudarme a soltar todo esto, ya que creo que lo estaba necesitando. 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.