¿Cómo debería de ser una TV pública?

En estos últimas días estamos sufriendo una subida de impuestos sin razón, mientras que otras muchas partidas importantes se recortan,y todo con la idea de terminar de dar al traste con el consumo, la base de todo este mundo.

Mientras que esto ocurre se habla de la televisión española, de la bajada de sueldos, de la bajada de calidad y de otras muchas cosas.Lo más gracioso de esto es que mientras que esto se hace, las TVs autonómicas y locales van creciendo como setas. Según los datos que hay sobre programación y audiencia, se ve que las seis grandes (TVE, LA2, Antena 3, Cuatro, LaSexta o TV5) se llevan casi toda la audiencia, las cadenas de TDT no suelen tener gran audiencia, pero poco a poco van ganando terreno. El problema de todo esto es que se cree que hay sitio para muchas cadenas, pero no es así, somos un que país donde poco a poco va bajando la población, donde las televisiones van poco a poco bajando gracias a internet.

Poco a poco la televisión se va desplazando a un segundo plano, y con todo esto, las televisiones autonómicas se van pagando con cantidades ingentes de dinero para poder funcionar, todo a cambio se ponen al servicio del pagador (o más bien al servicio del poder). Todos sabemos que pasa con el Canal 9 o con Canal Sur, estos canales en tiempo de elecciones se ve realmente quien los paga, y para que están. Cosa que se puede hacer mientras que había dinero, y cuando no hay pues se recorta de otras cosas más importantes.

Programación

Aunque este artículo trata sobre todo de la TVE, se podría poner en cualquiera de los demás que dependan directamente o no del dinero público.

Al ser pagados con dinero público no entra en la cabeza muchas de las cosas que se ven en ella. Si uno mira atrás podemos casos vergonzosos como el mítico Tómbola, los programas de José Luis Moreno… pero eso son la punta de iceberg. El fútbol, tenis, baloncesto, carreras de coches… son deportes, pero realmente son negocios donde hay mucho dinero en juego. No se puede permitir que se gaste dinero en pagar un negocio privado, porque muchos no queremos ni los gustan esos deportes, pero sobre todo porque no aportan casi nada al país. Algunos podrán pensar lo mismo de los documentales, o incluso de los telediarios (cosa bastante normal visto las mentiras que se sueltan para justificar el espolio que estamos sufriendo), pero al menos ese dinero en esos casos, si está invertido en algo más que en un pasatiempo. Aunque Estados Unidos no es un ejemplo en muchas cosas, en que sólo se vean los deportes por canales de pago creo que sí lo es.

La programación de una cadena pública no puede ser dominada por deportes, concursos que no tienen ni pies ni cabeza, películas de dudosa calidad más allá de acción o efectos especiales, o programas y debates para defender ideales políticos.

Derechos de autor

Hace tiempo se leía que no se podían grabar programas de TVE ni de LA2, que aunque se grababan en los dispositivos, luego no se podían copiar a un ordenador, ni moverlos del dispositivo de grabación. Al cabo de un tiempo, y con quejas de muchos usuarios se pudo cambiar, pero el daño ya estaba hecho.

Aunque no estoy de acuerdo con el copyright, tengo que reconocer que a veces es necesario, pero esto no quita que si se hace algo con el dinero de todos, eso tenga que estar vetado para uso privado.

Se pueden sacar licencias que sólo permitan su visión, y esto. Aunque muchos digan que no, no quita que se pueden comercializar. Siempre habrá gente que quiera tenerlo en formato físico, o en mejor calidad, o que lo quieran con extras. Por lo que si se puede comercializar, es porque se puede sacar beneficio a algo que ya estaría pagado.

Conclusión

Una TV pública de calidad y rentable (en términos económicos o culturales) es posible, pero para eso se necesita a gente que lo quiera, ¿habrá alguien que lo quiera o sólo se prefiere circo?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.