Limites de la libertad de expresión

Hace una semana nos enteramos que Enrique Dans había sido denunciado por Promusicae. La demanda venía provocada por un artículo sobre la tardía actuación contra la SGAE, y por la forma de llevar los derechos de autor. Ha tenido una gran repercusión, y en la demanda se pide compensación de 20000€, un dinero cuanto menos ridículo para una empresa, pero una fortuna para un bloggero… por muy conocido que sea.

Si se lee el texto, se verá que sólo se le nombra en un punto, lo que dice él, es algo que se lleva comentando desde hace años (como paso con la SGAE), que los derechos de autor y su paso a internet es una panacéa sólo comparable a la cantidad de millones que hemos puesto todos los españoles para nada, que la indignación y el estupor que levanta la industria española en España es cada vez mayor, tal es así que muchos ya ni miramos nada que sea español.

Con todo este paronama, ahora nos llega la noticia de una denuncia por daño contra el honor. Aunque lo primero que nos viene a la cabeza es «para tener un daño en el honor, primero hay que tenerlo», es una soberana tontería. Se dicen barbaridades e insultos (por no decir chistes) todos los días en muchos sitios sobre ellos, esto se comenta en ciertos ámbitos, esto no atenta contra el honor, o contra la libertad de expresión, esto no es más que una queja sobre una situación actual que se lleva arrastrando desde hace años, y que nadie sabe arreglar, y quien lo sabe esta a buen recaudo para que no hable.

El coste que pide por indemnización no cubría los coste del juicio tan largo que se espera, el tiempo que se pierde en esto a ellos les da igual, el coste de imagen ídem (teniendo en cuenta la que ya tienen), aquí lo importante es dar el miedo suficiente para que nadie hable de ellos, para que no se diga lo que hay detrás, y sobre todo para que no haya otras ideas. Se intento con Pablo Soto y se perdió, se intento con Sharemula y se falló… y así seguiremos una vez y otra vez hasta que se cambie el chip, o todos nos callemos.

Personalmente cualquier cosa que no sea inocente, y le obligue a pagar las costas del juicio y del abogado defensor será otra prueba más de que la justicia en España es un chiste.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.