Lo que no puede ser, no puede ser…

… y además es imposible. Este dicho que es muy conocido por donde vivo, puede ilustrar muy bien lo que ha pasado con al Ley Sinde-Wert en España. Una ley que bien se podría usar para ilustrar el desgobierno actual, y la forma de hacer las cosas por la casta.

Recordando y con una simple búsqueda en Google podemos ver que la ley Sinde-Wert fue aprobada por mandato de Estados Unidos, cosa que no está mal sino fuera por la bajada de pantalones general que hubo en el congreso. Una ley que era una estupidez, que no serviría para nada más que para asustar a algunas webs, una ley que se meaba en un papelito que es intocable, hasta que nos dicen que lo cambiemos a su antojo (hablo de la constitución), y sobre todo, que no tenía ningún apoyo social. Y eso sin contar los chanchullos de quien lo iban a firmar.

Quitando los cientos de escándalos que hay por comisiones ilegales, dinero negro, corrupción, y demás creados por la casta, hay una cosa llamada «lógica». La cual, no parece estar cuando se va en un A6, con trajes de 2000€, y te puedes gastar 1000€ en bebidas o comida por viaje sin miedo a pagarlo. La lógica dice que cuando se tiene un problema te sientas con todas las partes, hablas con todas y ves como contentar a todos.

En este caso estaba claro quienes eran todos (Estados Unidos), y con quien había que hablar (con ellos). Este esperpento propio de una república bananera no podía ser tal, sin algunos diciendo que sería la solución a todos los problemas como los videoclubs, o las asociaciones sgae y cía, las cuales saben mucho de abogados. Los primeros para no entender que son un negocio muerto, que prácticamente sólo tiene futuro en internet con la SmartTV, y los segundos porque se les acabaría el papel de intermediarios.

Yo no se como acabar con la piratería ni con las descargas, si lo supiera estaría forrado ahora mismo. Lo que si se es que lo primero, es hablar con todas las partes. Los consumidores queremos precios acordes a la calidad y a nuestros sueldos. Si nos siguen bajando los sueldos, y empeorando las condiciones de vida, consumiremos menos. A la industria hay que enseñarla a que vea que es mejor vender 5 unidades a 10€, que 1 a 45€, que las medidas anti-copia sólo molestan a quien compra el producto, que llamar ladrones a tus consumidores sólo sirve para molestarles, a meterles en la cabeza que piratería no es lo mismo que descargas, y sobre todo, a buscar alternativas como en el caso de los proyectos crowdfunding.

No nos vamos a engañar, muchas personas no comprarían artículos ni a 1 cnt, pero muchos de los que se descargan archivos, se lo comprarían a un precio menor, y aquí esta el negocio. Steam, plataforma que no me gusta nada a nivel personal, es un paso en la buena dirección. Otra cosa que pocos comentan, y que deberían de tener en cuenta es la sostenibilidad de la industria. Tu no puedes gastarte un porrón de millones en algo sin saber si puede funcionar, o gastarte lo mismo en producción que en publicidad porque no se va a recuperar en la vida. Como colofón a esto, no se puede esperar que alguien te respete cuando te dedicas a esto:

En resumidas cuentas, esta ley se hizo porque había que hacerla y tener contentos a la gran industria. Se ha visto que es ha sido una perdida de tiempo, de dinero, y de pérdida de la mal llamada confianza, como tantas otras, la diferencia es que ahora sólo tienen el apoyo de los más incondicionales, de sus lacayos, y de los que viven de ellos. Veremos en que queda esto, pero desde luego, así no vamos a ningún lado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.