5 pasos para hacer una película penosa de un videojuego

El cine y los videojuegos siempre sido han visto como contrarios, cuando realmente son dos caras de la misma moneda. Antes de la llegada de los Call of Duty: Modern Warfare, sólo se intentaba sacar películas basadas en videojuegos. Actualmente, y con la falta de ideas eso ha cambiado y se quiere dar una segunda oportunidad. Aquí vamos a poner los pecados capitales de las películas basadas en videojuegos:

1) Dirección totalmente ajena al videojuego.

Cuando se licencia un videojuego y se saca una película, esta película la hace gente que no tiene que ver con el mundo del videojuego. Normalmente son personas que ni siquiera han jugado al mismo. Es imposible creer que algo así pueda salir bien, o que al menos sirva para entretener. Algo como esto pasó con la película de Dragon Ball.

2) Ningún tipo de conexión con la historia.

Esto es otra. Lo que más cuesta hacer en una película, es la historia. Llevamos años con problemas con los guionistas y para conseguir guiones decentes. En un videojuego no hay ese problema, el argumento y el guión está hecho, sólo hay que coger eso mismo y ponerlo en la pantalla grande. ¿Es fácil? Pues no, parece que no porque normalmente se suele coger el guión original, se tira a la basura, y se crea uno (que muchas veces es infumable) que no solo no sigue con la historia real, es que directamente se caga encima de él. Como ejemplo se puede ver lo que han hecho con Resident Evil.

3) Falta absoluta de buenos actores.

En Hollywood y en el cine en general, se suele ver estas adaptaciones como bazofias sin ninguna pretensión más que aprovechar el nombre para ganar dinero. Esta claro que con esta premisa, es difícil hacer que Al Pacino, o Clint Eastwood pueda hacer una película, pero bueno, entre estos grandes, y gente que siempre tiene la misma cara de palo, hay una diferencia. Cuando los mejores actores de estas películas han sido Jean-Claude Van Damme, Mark Wahlberg, o Mark Dacascos, es que algo va mal (y que conste que estos 3 actores me gustan). Para ver esto, se puede poner cualquier película, aunque quizás Double Dragon o Street Fighter sean muy representativas.

4) Escaso interés de los responsables del videojuego.

De la misma forma que los actores conocidos no suelen fijarse en estos proyectos, peor aún es que los responsable de los videojuegos no quieran saber nada de la película. Se podría hablar mucho de esto pero todo se resume en una frase: Si alguien que ha hecho el videojuego no se preocupa por como sale la película, ¿cómo se puede pensar en que otra persona de fuera lo va a cuidar?

5) Falta de promoción y presupuesto.

Esta claro que sino se puede sacar un beneficio, nadie quiere poner dinero. Un ejemplo de esto se pudo ver en el batacazo de la película de Super Mario Bros. Esto provoca que a veces los efectos especiales sean penosos, o que haya que contratar actores de serie Z. Esto no puede ser una excusa, si por algo se puede destacar el cine, es que muchas veces se necesitan gente con ideas y cabeza antes de con mucho dinero. Películas con poco presupuesto han sido Operación Dragon, o Terminator y nadie diría que son malas. Como ejemplo de falta de presupuesto o de tirar el dinero se puede poner cualquiera de Uwe Boll.

Próximamente os pondré un articulo con las mejores, y las peores películas basadas en ellas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.